Yo que…

klauskampert_03

Fotografía. Klaus Kampert©

 

Yo que miro el caminar de tus letras

através de la ventana de tus ojos

 

Yo que despliego mis alas en tu vuelo Infinito

para enredarme entre tu cuerpo

 

Yo que me empapo de la lluvia

que emana de tu garganta

 

Yo que devoro los silencios

besando cada uno de tus gritos

 

Yo que caigo despacio

enredándome

en la calidez que derraman tus versos

 

Yo que te siento y me siento

qué me zumban las alas

en esta danza

de silencios.
Laura.

Anuncios

Palabras.

5e691d8428856e972d8b3b33580ffdac--surrealism-art-dark-art

Fotografía. ©Robin Isely

 

Asegúrate

dónde se te esconden

las palabras

la libertad

que liberan

las tiras de mi vestido

me despiertan

enredándome entre la luna

descubriendo

el placer del grito

en el silencio

encendiéndose los verbos

del deseo

subiendo el veneno

improvisando versos

labios ensangrentados

sabor a misterio

atragantándome los gritos

tirando en el suelo

el sudor imprudente

locuras nuevas

tatuadas

entre las piernas

perder  de vista

la vida

saborearnos el alma

tendidos

ante la atenta mirada

de las palabras.

Laura.

Arremolinados.

4088508394_4e60556501

Fotografía. Marc Hoppe© – “Same game”

 

El reflejo de la luna

la mirada que crece

la noche perdida

que cruza silencio

almas, luces, misterio

 

Mis pasos resbalan

sobre un césped

de palabras

mi garganta extasiada

siente el dulce calor

la mirada repentina

de tus ojos estremecidos.

 

Huellas que golpean

un corazón

mar encerrado

con ansias de devorar

la lujuria arremolinada

enmudecer, abandonarnos

en el límite de los brazos.

 

En el horizonte

donde los cuerpos se elevan

entre las caricias

el resplandor

entre las olas de la excitación

entre la sangre del amor.

Laura.

De sal y arena.

27934083165_d70431f3e0_o

Fotografía. ©Viki Kollerová

 

 

Tus manos

tus ojos

las frases que se dibujan

con total perfección

que brotan naturalmente

la pluma sobre mi piel

la ola en la garganta.

 

Emborracharme

del grito del mundo

de un sol que queme

moldeando suspiros.

 

Las olas

que vienen de lejos

rompen el deseo

en mi orilla

se dejan morir

sobre mi cuerpo

cubierto de sal y arena.

 

La playa que va creciendo

la música del gemido

el último rayo

que se nos extingue

en un grito final.

 

Silencio

temblor

agua

tierra en los labios.

Laura.

Desnudos de palabras.

25173382136_795c1f3fb2_o

Fotografía. Karin Rosenthal© – Love Knot, 1991

 

 

Acercas tus pies

húmedos de agua

gotean todavía

desnudos de palabras

remolinos de verbos

que silencian un verso.

 

Déjame ahora

beber de esa agua

mientras tu cuerpo erguido

tiñe de notas musicales

el deseo en mi garganta.

 

Tu silencioso deseo

se me adhiere al cuerpo

transformándolo en marea

cruzas mi pensamiento

y gime mi boca

y desvelas mi pecado.

 

No, no preguntes, calla

los espejos susurran

con voz blanca y fría

desconocen, el mar y sus olas.

 

Ámame despacio

entre gemidos

cuerpo con cuerpo

apretados en el agua

y sentir que la sal

se nos cuaja en las venas.

Laura.

Olas.

IMG-20170502-WA0001

Fotografía. Laura

 

Las últimas semanas habían sido una auténtica locura, el trabajo había sido intenso, las cosas no habían ido como yo esperaba, y los últimos días, no había parado ni para comer, al llegar a casa solo me apetecía un baño y la cama, una cama que llevaba varios días vacía de caricias,lo que hacía que me deprimiera más, ya sé que cuando me estreso tengo mal carácter, no puedo evitarlo, así que las personas que me conocen, intentan alejarse, dejándome con mis cosas, Montse solo dejaba unos cuantos whatsapp, mi hermana hacía lo mismo, pero a mí realmente los que me merecía la pena leer, eran los suyos, cargados de ese erotismo escondido en cada una de sus letras, de caricias, de humedades, de cuerpos y deseos, pero últimamente con un toque de reproche, por no dedicarle más tiempo, por no implicarme más en un imposible.


Desde mi ventana veo el mar, con ese color gris ceniza, la línea del horizonte, tan delgada, que me hace perderme en su inmensidad, estoy desnuda y sola, después de un relajante baño, me apetecía sentirme libre, me apetecía su presencia, compartir la inmensidad de un deseo, del mío, quería gritar su nombre al mar,que contemplara el contoneo de mi cuerpo entre sus manos, el placer saliendo por cada poro de mi piel, que se fundiera dentro de mí, besar su último aliento y todo bajo la atenta mirada de un mar celoso de no romper sus olas en mi cuerpo, y yo deseosa de ser espuma en su ola.

Laura

Perdiéndome entre el agua.

Marilyn Monroe under water, 1950s

Fotografía ©Andre de Dienes.

Cuántos mares hacen falta

para navegar por el deseo

de tus pupilas

cuántos silencios se amontonan

como granos de arena

que caen de un reloj

en una playa

desierta de tú mirada

cuántas lunas tiene mi cuerpo

esperando

para ser contadas

con la vives

de tus manos

qué soles se estrellan

en los deseos en llamas

de una memoria apagada

en cuántas bocas lameras

la sal de mi cuerpo

y no encontrar consuelo

volverás a la profundidad

buceando entre la lujuria

encontrándome de nuevo

como un amante marinero

navegando

en el mar de mis deseos

perdiéndonos una y otra vez

en la solitaria orilla

del silencio.

Laura.